Overblog Seguir este blog
Edit post Administration Create my blog

Antes de continuar quería hablaros de la actitud. La actitud es una de las claves para conseguir lo que queramos en nuestras vidas.

En una de mis conferencias motivacionales y de conocimiento del ser humano llamada “USE SU CABEZA Y NO SE HAGA LA PUÑETA PARA VARIAR”, hablo de los tristes y de los fantásticos de la vida. En las otras dos llamadas CUANDO LA MENTE SE FUNDE CON LA MAGIA también.

Los tristes son aquellas personas que no viven la vida. Sobreviven a ella todos y cada uno de los días de su triste y mísera vida.

Son aquellas personas que no es que vean la botella medio vacía, es que no ven ni la botella.

Son aquellas personas de las que tenemos que huir, ya que son auténticos “chupadores de energía”. De nuestra energía. De la positiva. De la buena.

Son personas que nada más levantarse, y posiblemente en la cama también, todo les parece mal.

Que no venden ya que la “cosa” está muy mal. Que no saben qué hacer… y así todo el día, con una hilera de excusas, por cierto el ser humano es un experto en excusas, que al final son tan creíbles que se disfrazan de razones aunque a estas alturas de la vida que te voy a contar, seguro que ya lo has sufrido en tus carnes.

Son aquellas personas que no solo te “chupan” la energía, sino también el tiempo.

Imagínate la escena:

Lunes a las 08:00 horas de la mañana. Vas a tomarte tu café, el primero de la mañana al bar de siempre y allí te encuentras…pues con lo de siempre.

Al típico triste de la vida que te cuenta lo mal que está todo. Que no merece la pena ni levantarse por las mañanas con lo bien que se está en la cama, y te cuenta el telediario o la prensa, todo lo malo claro, ya que en esos medios y la verdad que en cualquiera no “existen” las buenas noticias.

Se cumple la máxima en el mundo de la comunicación que “no hay mejor noticia que una mala noticia”.

Total, que de ese frote con este “chiquillo”, de ese froti-froti ya vas casi con toda seguridad con un desfase o “robo” de 140 minutos en negativo.

Digo 140 minutos en negativo ya que una emoción negativa dura de media esa cantidad de tiempo.

Un tiempo precioso que “seguramente”, y digo seguramente, estés malgastando pensando en todo lo que te han “comentado” durante el café.

Un café muy caro el que te ha salido, la verdad.

Pues piensa con la cantidad de “tristes de la vida” que tratamos todos a lo largo del día.

Imaginemos, por ejemplo, que a diario nos encontramos con cinco tristes de la vida. Y no es una cantidad abusiva. Seguramente con alguno más.

Pues con cinco tristes a 140 minutos por triste de la vida, esto parece el un, dos, tres responda otra vez, da la triste cantidad de 700 minutos tristes. Caray¡¡¡ Once horas¡¡¡

Mejor ni lo pienso. Pero si quiero que tú lo pienses para que seas consciente de todo ese tiempo desperdiciado.

Ahora vámonos con los fantásticos de la vida.

Son aquellas personas que no solo ven la botella y la ven medio llena.

Son las que infunden alegría, ganas de luchar y optimismo entre otras muchas cosas.

Son aquellas personas como tú, que en vez de “quitarte” energía te la dan.

Que son como TÚ. Que te dan más ganas si cabe de hacer cosas.

La mala noticia es que la emoción positiva solo dura una media de 60 minutos.

¿Te imaginas la cantidad de personas fantásticas que tienes que encontrarte para eliminar todas las energías negativas de esos cuchufletos, esas cinco almas en pena que te quieren robar 11 horas de tu día?

Volvemos a las matemáticas. Tendrías que encontrarte con unas 12 personas al día para poder compensar el déficit y dejarte tal y como estabas al principio de la mañana. Pero la verdad es que ese trabajo es muy cansado.

Mejor es lo siguiente. Anula y larga a todos los tristes de la vida que conozcas y céntrate en los fantásticos.

Te dolerá menos la cabeza, vivirás mejor y venderás mucho más. Te lo aseguro.

Compartir este post

Repost 0