Overblog
Edit post Seguir este blog Administration + Create my blog

Entrar al Negocio Correcto

El éxito en cada negocio en específico, depende de que poseas una cosa, en un estado bien desarrollado, y son las facultades requeridas para ese negocio. Sin buenas facultades musicales nadie puede ser exitoso como maestro de música. Sin facultades bien desarrolladas en la mecánica nadie puede ser un mecánico de éxito. Sin tacto y las facultades comerciales necesarias nadie puede ser exitoso en el ámbito comercial. Pero poseer en un estado bien desarrollado las facultades requeridas en tu vocación en particular no asegura el volverte rico. Hay músicos que tienen bastante talento, y que permanecen pobres. Hay carpinteros, y mecánicos que tienen grandes capacidades mecánicas, pero que no se hacen ricos. Y hay comerciantes con buenas facultades para tratar con la gente pero que sin embargo fracasan. Las diferentes facultades son herramientas. Es esencial tener buenas herramientas, pero también es esencial que las herramientas se usen de la manera correcta. Un hombre puede tomar un filoso serrucho, una escuadra, un buen plano, y cosas así, y construir un bonito mueble. Otro hombre puede tomar las mismas herramientas y ponerse a duplicar el artículo, pero su resultado será una basura. No sabe como usar las herramientas de una manera correcta. Las varias facultades de tu mente son las herramientas con las que debes hacer el trabajo que debe hacerte rico. Así que será más fácil para ti ser exitoso si entras a un negocio para el cual estés bien preparado con las facultades apropiadas. Generalmente hablando, te ira mejor en un negocio en el que uses tus mas fuertes facultades - para el cual estas naturalmente "mejor preparado". Pero hay limitaciones para esta frase también. Nadie debe considerar su vocación como irremediablemente definida por las tendencias con las que nació. Puedes hacerte rico en cualquier negocio, porque si no tienes el talento adecuado, puedes desarrollar ese talento. Simplemente significa que tendrás que desarrollar tus herramientas en el camino, en vez de confiar en el uso de las herramientas con las que habías nacido. Será más FACIL para ti triunfar en una vocación para la cual ya tienes los talentos bien desarrollados; pero PUEDES triunfar en cualquier vocación para la cual desarrolles cualquier talento al menos rudimentariamente, y no hay ningún talento del cual al menos no tengas desarrollado al menos lo rudimentario.

Te harás rico mas fácilmente en términos de esfuerzo, si haces aquello para lo cual estas mas preparado, pero te harás rico mas satisfactoriamente haciendo lo que tu QUIERES hacer.

Hacer lo que tú quieres hacer es la vida, y no hay verdadera satisfacción en la vida en estar haciendo algo que no queremos y nunca hacer lo que queremos hacer. Y es verdad que tú puedes hacer lo que tú quieras hacer. El deseo de hacerlo es la prueba que tienes en ti mismo de que lo puedes hacer.

El deseo es una manifestación de poder.

El deseo de tocar música es poder que puede tocar música buscando expresión y desarrollo. El deseo de inventar aparatos mecánicos es el talento mecánico buscando expresión y desarrollo.

Donde no hay poder, ya sea desarrollado o sin desarrollar, para hacer algo, nunca hay deseo para hacerlo, y cuando hay un gran deseo de hacer algo, es una prueba de que el poder para hacerlo es grande y solo requiere ser desarrollado y aplicado de la manera correcta.

Todo lo demás igual, lo mejor es seleccionar un negocio para el cual tienes el mejor talento desarrollado, pero si tienes un gran deseo de trabajar en cierto campo, debes seleccionar ese campo como el último fin de tu meta.

Puedes hacer lo que quieres hacer, y es tu derecho y privilegio seguir el negocio o la vocación que te sea más congénita y placentera. No estas obligado a hacer lo que no quieras, y no estas obligado a hacerlo a menos que sea la manera de conseguir hacer lo que quieres hacer.

Si en el pasado hubo errores que te han colocado en un negocio que no deseas o en un ambiente inadecuado, puede que estés obligado por un tiempo a hacer lo que no quieres hacer, pero lo puedes hacer con placer sabiendo que esta haciendo posible para ti el que después hagas lo que tu quieres hacer.

Si sientes que no estás en la vocación correcta, no te apures demasiado en pasar a otra. La mejor manera, generalmente, para cambiar negocios o ambientes es por el crecimiento.

No tengas miedo de hacer un repentino y radical cambio si la oportunidad es presentada y después de una cuidadosa evaluación que es la oportunidad correcta, pero nunca tomes una acción radical o repentina cuando estés en duda de la sabiduría de hacer algo.

Nunca hay necesidad de apurarse en el plano creativo, y no hay falta de oportunidades.

Cuando sales de la mente competitiva vas a entender que nunca necesitas actuar de manera apurada. Nadie te va a ganar a la cosa que quieres hacer; hay suficiente para todos. Si un espacio es tomado, otro y uno mejor será abierto para ti después, hay suficiente tiempo. Cuando tengas duda, espera. Mantén la contemplación de tu visión, e incrementa tu fe y propósito. Y por todos los medios, en tiempos de duda e indecisión, cultiva la gratitud.

Uno o dos días contemplando la visión de lo que quieres y dando gracias de que lo estas recibiendo llevara a tu mente a una relación muy cercana con lo supremo que tu no harás ningún error cuando actúes.

Hay una mente que sabe todo lo que hay por saber, y puedes lograr una relación muy cercana con esta mente por medio de la fe y el propósito de avanzar en la vida, si tienes una gratitud profunda.

Los errores vienen de actuar apresuradamente, o actuar con miedo o en duda, o olvidándose del motivo correcto, que es más vida para todos, y menos para nadie.

Mientras avanzas en la manera correcta, las oportunidades se multiplicaran, y necesitaras ser muy estable en tu fe y propósito, y guardar una relación cercana con la mente superior por medio de la gratitud.

Haz todo lo que puedas de la manera correcta cada día, pero hazlo sin apurarte, preocuparte o con miedo. Ve lo más rápido que puedas, pero sin apurarte.

Recuerda que en el momento que empiezas a apurarte ya no eres un creador y te vuelves un competidor. Te retrocedes al plano competitivo.

Cada vez que te sientas apurado, date un tiempo. Fija tu atención en la imagen mental de lo que quieres y empieza a dar gracias de que la estas obteniendo. El ejercicio de GRATITUD nunca fallara en reforzar tu fe y renovar tu propósito.

 

 

 

 

Tag(s) : #exito
Compartir este post
Repost0
Para estar informado de los últimos artículos, suscríbase: